Naves 8 y 9. Matadero Madrid
Concurso

Se trata de revitalizar unas naves con estructura y fachadas protegidas. Se opera desde un elemento base sencillo y visual, el triángulo, y se convierte en un sistema de trabajo mediante la acumulación de elementos configurando estructuras paralelas. El interior de la doble capa alberga el trazado de las instalaciones, el elemento fundamental en una actuación de rehabilitación, y probablemente la diferencia esencial entre lo nuevo y lo antiguo.

Con este proyecto se explora la categoría que tiene la imagen como representación de un concepto. El sistema empleado tiene su origen en cuestiones funcionales, su desarrollo es exclusivamente técnico, y sin embargo el resultado final es identificable sobre todo por su imagen. Este proyecto, que por su enunciado de rehabilitación interior carecía de alzado en el sentido tradicional del concepto, termina por convertirse precisamente en un paisaje interior.