Fundación Arquitectura. Córdoba
Concurso. Con Alberto Martín
El objetivo es devolver el gran vacío de la manzana de San Pablo a la ciudad de Córdoba. Para ello se cualifica el espacio abstracto mediante un sistema cambiante de pérgolas, que permite segregar espacios bajo su cubierta para albergar una oferta cultural y lúdica que actúe como atractora de actividad pública en este lugar.

Las pérgolas se componen de elementos menores, cuyo montaje yuxtapuesto reproduce las formas que se necesitan en cada caso. Cada pieza es autoportante además de resolver todas las infraestructuras con independencia de las piezas anejas. Esto permite un funcionamiento autónomo de cada elemento del conjunto y abre la posibilidad de recomponerlos en pérgolas con diferentes formas, tamaños y requisitos en cualquier espacio de la ciudad.